Ansiedad

El grito, Edvard Munch

La ansiedad es una reacción normal ante un estímulo, que nos permite responder en ciertas situaciones (un examen, una entrevista, una presentación…). Pero cuando esta ansiedad nos genera un estado excesivo de preocupación, nerviosismo, miedo, aprensión… que nos debilita física y psicológicamente, y nos impide rendir de forma adecuada, podríamos hallarnos ante un cuadro correspondiente a un trastorno de ansiedad. Este estado puede darse desde la infancia o comenzar de forma súbita a cualquier edad.

Los principales trastornos relacionados con la ansiedad son el Trastorno de Ansiedad Generalizado (TAG), el trastorno de pánico, las fobias, la fobia social, el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y el trastorno de estrés postraumático (más adelante dedicaremos artículos exclusivos a cada uno de ellos).

Las causas de la ansiedad pueden ser internas o externas. Dentro de las internas encontramos la propia química del cerebro (niveles anormales de unas sustancias llamadas neurotransmisores) y la genética (los antecedentes familiares sugieren una conexión por parentesco), mientras que en las externas encontramos el entorno (dificultades económicas, problemas en las relaciones interpersonales, estrés en el trabajo o los estudios, traumas por abusos…), razones médicas (enfermedades, medicación) y el uso de sustancias (cafeína, alcohol y drogas).

Los síntomas son muy variados y pueden ser de tipo físico o psicológico. Entre los síntomas físicos encontramos dolor de cabeza, dolor de espalda, molestias estomacales, náuseas, diarrea, palpitaciones, sudores, pinchazos o falta de sensibilidad en las extremidades, temblores y tensión muscular. Entre los psicológicos están la dificultad para concentrarse, irritabilidad, insomnio, preocupaciones poco realistas, sensación de angustia y el asustarse con facilidad.

El diagnóstico de un trastorno de ansiedad debe ser realizado por un profesional cualificado (médico, psiquiatra o psicólogo clínico), que recomendará el tratamiento más adecuado. Lo más efectivo es una combinación de psicoterapia (especialmente de tipo cognitivo-conductual), medicación y cambio de hábitos como reducir la ingesta de cafeína o aumentar el ejercicio físico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s