Autoconcepto y autoestima

Este post trata sobre dos términos que van muy ligados: autoconcepto y autoestima. La autoestima es un concepto de uso corriente hoy día, pero el autoconcepto quizá no es tan conocido (aunque la propia palabra da muchas pistas).

Por autoconcepto entendemos la imagen que tenemos de nosotros mismos en lo referente a nuestro aspecto, nuestras capacidades y habilidades a nivel intelectual, psicológico, social, etc. Es una construcción mental que nos permite definirnos y situarnos dentro de cualquier entorno. Este autoconcepto es revisable, se crea en la infancia y va evolucionando a medida que vamos incorporando diferentes características a nuestra persona. Por ejemplo, me puedo definir como una mujer de estatura media, morena, extrovertida, optimista, miope, despistada… Este autoconcepto se refiere sólo a las características que conforman mi persona, es decir, no tiene necesariamente un valor afectivo asociado.

La autoestima es la apreciación que hacemos de nuestro autoconcepto. Una autoestima bien ajustada nos permite ser conscientes de nuestros defectos y de nuestras virtudes, y aceptar la opinión de los demás hacia nosotros mismos, bien sea una crítica o un elogio, en su justa medida. Siguiendo el ejemplo anterior, ser despistado puedo verlo como un defecto o como una característica entrañable, aunque si nos percibimos como “feos”, “tontos”, “vengativos”, “cobardes”… difícilmente podremos hacer una valoración positiva de nosotros mismos. Así, podemos sentirnos a gusto con nosotros mismos (tenemos una autoestima alta) cuando nos respetamos y creemos en nosotros mismos, mientras que podemos sentirnos a disgusto (tenemos una baja autoestima) cuando no nos valoremos y pensemos que no somos capaces de enfrentarnos a los retos y los problemas que se nos plantean en la vida.

Autoconcepto y autoestima pueden trabajarse para cambiar nuestra percepción sobre nosotros mismos, y reducir la problemática asociada a la falta de autoestima:

  • Inseguridad y falta de confianza en nosotros mismos
  • Dificultad para establecer nuevas metas y reconocer nuestros méritos
  • Dificultad en la toma de decisiones por miedo a equivocarnos
  • Dependencia de otros y búsqueda de aprobación
  • Problemas de asertividad y miedo a expresar nuestros sentimientos
  • Dificultad de relacionarse con otros y de intimidad
  • Autocrítica y culpabilidad excesiva

Esto puede traducirse en patologías como problemas de sueño, ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación, problemas de pareja, disfunciones sexuales, dependencias…

Anuncios

Una respuesta a “Autoconcepto y autoestima

  1. Pingback: El síndrome del impostor | RB Psicòlegs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s