El efecto placebo

Imagen: effortlessabundance.com

Imagen: effortlessabundance.com

Nuestros pensamientos son poderosos y tienen un efecto notable sobre nosotros no sólo a nivel anímico sino también a nivel fisiológico. Una prueba evidente de esta capacidad la encontramos en el efecto placebo.

Un placebo es una sustancia que no produce ningún efecto real sobre nuestro cuerpo, pero sí provoca una mejora porque creemos que nos va a funcionar. También hallamos efecto placebo ante sustancias que sí son efectivas, pero que gracias a nuestra confianza en su efectividad aún nos producen más mejoría. Por ejemplo, la morfina tiene un efecto comprobado sobre el dolor, pero es el doble de efectiva cuando el paciente sabe que se le está administrando que si no lo sabe.

¿Cómo funcionan los placebos? Aún se desconoce exactamente el proceso. En algunos casos, su efecto está relacionado con las endorfinas, que son unas moléculas que se liberan ante estímulos agradables (contacto físico, alimentos, actividades relajantes, ejercicio…) y reducen el dolor. Así, nuestro ánimo influye en la liberación de endorfinas, de forma que nuestra confianza en lo que tomamos o hacemos para curarnos aumenta el nivel de endorfinas en nuestro organismo, haciendo que productos inertes funcionen, y que los que sí funcionan aumenten su capacidad curativa. En otros casos, se ha relacionado con la producción de dopamina, un neurotransmisor que ya comentamos en este artículo, mientras que en el resto no se relaciona con ninguna de las sustancias anteriores.

Muchas terapias y tratamientos son considerados placebos por las autoridades sanitarias, ¿quiere esto decir que debamos renunciar a todas ellas, incluso aunque las hayamos utilizado con anterioridad y nos hayan funcionado? Nuestra recomendación es que ante cualquier síntoma que nos preocupe acudamos a un profesional (médico, psiquiatra o psicólogo) para que nos valore y nos haga las pruebas pertinentes, y sigamos sus recomendaciones. Si creemos que una terapia alternativa puede ayudarnos en nuestra recuperación podemos usarla, pero como complemento y nunca en sustitución del tratamiento prescrito por el especialista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s