Archivo mensual: mayo 2013

¿Cómo mantener los celos a raya?

Imagen: glamquotes.com

Imagen: glamquotes.com

Como ya explicamos en nuestro artículo sobre los celos, hasta cierto punto son normales y hasta deseables para el otro miembro de la pareja, ya que suele entenderse como una indicación de lo que le importamos al otro. Sin embargo, cuando empezamos a obsesionarnos, a imaginar cosas y a buscar pruebas de infidelidad sin que tengamos un motivo para sospechar, debemos hacer un esfuerzo por controlarnos o corremos el riesgo de padecer celos patológicos. A continuación os damos algunos consejos para conseguirlo:

1- Evita la ansiedad- Duerme las horas necesarias, lleva una alimentación saludable, haz ejercicio, evita la cafeína… Cuanto mejor sea tu estado de salud y más te cuides, mejor te sentirás contigo mismo.

2- Comparte tus sentimientos- Es importante buscar apoyo en nuestro círculo, saber que es normal sentirse así y, en cuanto a nuestra pareja, que nos aporte seguridad siendo más claro y abierto con sus emociones. A todos nos gusta saber lo importantes que somos para el otro, y nunca hace daño oír otro “te quiero”. Utiliza los “mensajes-yo” para evitar un tono acusador.

3- Estrecha los lazos… sin ahogar- Hoy en día tenemos muchísimas vías para comunicarnos con nuestra pareja a lo largo del día. Podemos pedir a nuestra pareja que comparta más su día a día con nosotros, con una llamada a la hora de comer o un breve chat durante el trayecto en el autobús. Si el otro está de acuerdo, aumentará nuestra sensación de cercanía.

4- Pregunta, pero no interrogues- No hay nada malo en querer conocer qué ha hecho el otro en nuestra ausencia. Lo normal es que el otro lo comparta sin problemas, ya que es una información intrascendente. Cuanto más nos cuente, más podemos confiar en que no tiene nada que ocultar, así que coméntaselo, haciendo servir también los mensajes-yo: “me gusta saber qué haces cuando sales con tus amigos, te agradecería que me lo contaras porque si no lo haces siento que te estoy sonsacando o que tienes algo que ocultar, así me quedaría más tranquilo/a”.

5- Plantéate si sois compatibles- Hay veces que por muy buena voluntad que tengamos, las cosas no funcionan. Bien porque seamos incapaces de perdonar un desliz, porque la otra persona sea muy reservada y no exteriorice sus sentimientos, porque sea muy abierto y nosotros lo interpretemos todo como motivos para tener celos… tal vez necesitemos una relación que nos haga sentir más seguros. Ambos seremos más felices con alguien que entienda y/o comparta nuestras necesidades de estar más conectados.

¿A ti qué te funciona?

La hipótesis del marcador somático

Imagen: blogak.com

Imagen: blogak.com

Esta teoría se la debemos al neurólogo portugués Antonio Damasio, que propuso una forma de explicar cómo las emociones afectan a la hora de tomar decisiones complejas.

Cuando nos enfrentamos a un problema o a cualquier tipo de causa que nos exija decidirnos por algo, si sólo atendiéramos a las opciones a nivel racional podríamos encontrarnos con que nos resulta imposible decantarnos por una u otra, ya que varias pueden ser igual de válidas ante una experiencia nueva. Esto nos haría estancarnos en la duda y no avanzar en la resolución del problema.

Según Damasio, nuestras experiencias previas nos hacen almacenar una serie de sensaciones (debidas a respuestas musculares y hormonales) agradables o desagradables relacionadas con ciertos estímulos. Esta relación entre estímulo y estado emocional sería lo que él denomina marcador somático. Enfrentados a la tarea de tomar una decisión en un contexto nuevo, un estímulo similar al de experiencias anteriores desencadenaría en nuestro cuerpo la liberación de un determinado marcador somático. Así, las opciones por las que nos decantaríamos serían aquellas asociadas a marcadores somáticos agradables, y evitaríamos las que el marcador somático asociara con resultados adversos. Por ejemplo, en una fiesta nos acercaríamos a hablar con la chica morena (a la que asociamos con una experiencia pasada en la que conocer a una chica morena nos deparó una velada agradable).

Es importante hacer hincapié en que eso no quiere decir que estemos tomando la decisión correcta. El marcador somático simplemente nos influencia de una forma consciente o inconsciente, haciéndonos elegir una opción y no otras, basándonos en una sensación y no en la lógica. El conocer este mecanismo nos puede ayudar a no dejarnos influenciar cuando no tenemos motivos reales, por ejemplo, para desconfiar del nuevo jefe italiano porque inconscientemente nos recuerda al casero que no nos devolvió la fianza de aquel piso en Milán.

Nuevos descuentos a familias numerosas

En RB Psicòlegs queremos ayudar especialmente a aquellos con mayores dificultades para acceder a la atención psicológica, como veníamos haciendo con jubilados y personas en situación de desempleo.

Es por eso que ampliamos nuestra oferta de descuentos adicionales a las familias numerosas. Y recordad que ofrecemos la posibilidad de desplazarnos al domicilio, con lo que se reducen las complicaciones a la hora de organizarse. La primera consulta sigue siendo gratuita.

Por favor, contactad con nosotros para obtener más información y resolver cualquier duda.

Cómo crear un hábito de trabajo en casa

Cualquier momento es bueno para empezar a crear una rutina de trabajo en casa. Sin importar la cantidad de deberes que tenga el niño o la niña, o lo que le cueste aprender, si tiene TDAH, dislexia, altas capacidades… es necesario que se acostumbre a dedicar un tiempo diario a los contenidos académicos, ya que luego será más fácil que se adapte a las exigencias de los sucesivos niveles y que consolide bien los contenidos.

Lo primero que necesitamos es un espacio de trabajo. Ha de ser un lugar tranquilo y lejos de las distracciones, así que evitaremos en lo posible que sea una zona de paso o donde otros realicen actividades como ver la televisión. También es recomendable que tenga una mesa espaciosa, sin juguetes y bien iluminada.

Debemos guiarle y explicar lo que debe hacer, pero intentando que las actividades las realice de forma autónoma. Debemos dejarle tiempo para pensar, alentarle y decirle que no pasa nada si se equivoca, que está aprendiendo. Y reforzarle positivamente en todo lo que haga bien, aunque sea simplemente que haya estado sentado durante un rato o que haya hecho el esfuerzo de intentarlo.

Es mejor hacer poco y bien que mucho y mal. Si el niño es pequeño o tiene mucha tarea, es mejor que haga una o dos actividades, se levante a tomar un vaso de agua y luego continúe con otras dos, que intentar mantenerle pegado a la silla durante largo rato. Incluso los adultos no tenemos capacidad de concentración más allá de los 40 ó 45 minutos, así que es bueno hacer breves descansos de forma periódica.

Nuestra actitud debe ser positiva, pero no debemos ignorar los sentimientos del niño. Si le cuesta, si está cansado… no es recomendable decirle “¡qué tontería, si se hace en un momento!”. Debemos reconocer esos sentimientos, pero explicándole que si lo hace va a aprender mejor, que luego podrá relajarse y hacer otras cosas, que nosotros le vamos a ayudar…

En resumen, se trata de que se perciba como una actividad agradable, relajada y que le va a hacer sentirse bien, de forma que no rehuya el momento. Con el tiempo se convertirá en una parte natural de su rutina diaria.