El trastorno oposicionista desafiante

Imagen: tdahsalamanca.wordpress.com/

Imagen: tdahsalamanca.wordpress.com

También llamado trastorno negativista desafiante por oposición, es un patrón de comportamiento infantil caracterizado por un rechazo a la autoridad de los adultos que se relacionan con el niño. De manera reiterada, el niño se niega a hacer lo que le dicen, se muestra hostil, responde de forma irrespetuosa, se burla… provocando una gran impotencia entre padres y profesores, que no saben cómo tratar con él o cayendo en una escalada de discusiones y/o castigos que lejos de resolver la situación parece que la empeoran.

Los criterios diagnósticos según el DSM-IV (el manual diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría) son los siguientes:

A. Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante, de al menos 6 meses de duración, y en el que están presentes cuatro o más de los siguientes comportamientos:

a. Se encoleriza e irrumpe en pataletas                                                     b. Discute con adultos                                                                                         c. Desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus demandas                                                                                                                d. Molesta deliberadamente a otras personas                                       e. Acusa a otros de sus errores o mal comportamiento                     f. Es susceptible o fácilmente molestado por otros                              g. Colérico o resentido                                                                                       h. Rencoroso o vengativo

B. Deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.

C. Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado de ánimo.

D. No se cumplen los criterios de trastorno disocial y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los del trastorno antisocial de la personalidad.

Este trastorno puede darse en solitario, aunque en muchos casos es comórbido (aparece de forma habitual) en niños afectados de TDAH. También es un factor de riesgo en la aparición de un trastorno de conducta en la juventud.

Se desconocen las causas que provocan la aparición de este trastorno, aunque se han apuntado dos teorías principales, una relacionada con el desarrollo (dificultades en la adquisición de autonomía) y otra con el aprendizaje (refuerzo de las conductas negativas por parte de los adultos). También se han apuntado el  propio temperamento del niño, el estrés, los sucesos traumáticos… Personalmente, creemos que probablemente todos tengan parte de razón, y sean varios los factores contribuyentes.

El tratamiento propuesto generalmente suele ser de tipo farmacológico y/o psicoterapéutico. Entendemos las dudas que genera administrar medicación a los niños, y que se prefiera un acercamiento desde la psicoterapia, pero no hay que descartar la ayuda que puede aportar la medicación, especialmente en los niños de tipo más ansioso u obsesivo. También queremos destacar la importancia de la figura de los padres como coterapeutas, ya que son ellos los que pasan mayor número de horas con los niños y su labor es importantísima. En los casos en los que también se dan conductas problemáticas en el aula, sería positiva una mediación escolar que permita explicar a los profesores el tratamiento que se está llevando a cabo y darles una pautas para ayudarles a apoyar al niño en su proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s