Archivo mensual: julio 2014

¿Es posible educar sin castigos?

Imagen: canalextremadura.es

Imagen: canalextremadura.es

Aunque no lo parezca, la respuesta es que sí es posible educar sin castigos, y además los resultados suelen ser mucho mejores que recurriendo repetidamente al castigo. No hablamos sólo de castigo físico, con el que estamos en absoluto desacuerdo y que además está prohibido por ley en España desde 2007, sino de otros como el rincón de pensar, el dejar sin postre, etc.

Solemos asociar la falta de castigos con ser unos padres permisivos, cuando no tiene nada que ver. Los límites y las normas son buenos y necesarios para los hijos, pero la forma de hacerlos respetar no tiene porqué implicar el aplicar castigos.

Lo primero que tenemos que hacer es tener claro cuáles son los límites y normas que se han de respetar en nuestra casa, y que sean realistas y aplicables en nuestra situación personal y familiar. Lo que funciona en una familia puede que no funcione en otra, dado que cada una es diferente y única. Sobretodo cabe preguntarse porqué decidimos unas normas y no otras, y si nuestros hijos tienen la capacidad de comprenderlas y seguirlas. En caso de que no sea así, debemos pensar qué podemos hacer para que nuestras normas sean más fáciles de cumplir. Por ejemplo, si tenemos hijos muy pequeños y una vitrina con una cristalería preciosa, las posibilidades de que nuestros hijos abran la vitrina y rompan algo son muy grandes. ¿Van a ser capaces de reprimir la curiosidad por abrir la vitrina a base de castigos? Es mucho más sencillo buscar un sistema que bloquee la apertura, o guardar la cristalería en el trastero hasta que los niños crezcan, que pasarse el tiempo castigándoles o riñéndoles. Por lo tanto, la anticipación es vital si queremos reducir la necesidad de disciplinar a los pequeños por lo que aún no pueden controlar.

De la misma forma, hay que “escoger las batallas“. Tenemos que ser capaces de desarrollar un margen de tolerancia a ciertos comportamientos, cuando éstos no pongan en peligro al niño ni hagan daño a terceros. De nuevo, tenemos que ser realistas: los niños gritan, corren, desordenan, se ensucian… Son niños, y a ciertas edades su capacidad para controlar sus impulsos es inexistente o muy baja. En estos casos, lo mejor es dar un buen ejemplo a imitar: no gritando, siendo ordenados y acompañándoles para que empiecen a recoger, enseñarles a limpiar lo que han ensuciado… Nos centraremos primero en aquello que nos parezca más necesario, más importante o más fácil de controlar para nuestro hijo, y lo demás trataremos de ignorarlo hasta que llegue el momento adecuado para corregirlo o se corrija solo (por ejemplo, el niño que se ensucia comiendo llegará un momento en el que tenga suficiente destreza como para no mancharse). El estar riñendo o amenazando constantemente nos convierte en una especie de ruido de fondo, del que los niños acaban por desconectar, y que hace menos efectivas las veces que sí es importante que nos dirijamos a ellos.

No podemos olvidar tampoco el apego, la conexión emocional que establecemos con nuestros hijos. Si pasamos tiempo en positivo con ellos, jugando, leyendo cuentos, cantando, explicándonos cosas, dándonos besos y abrazos… estarán mucho más pendientes de nosotros, de nuestro estado de ánimo, y se esforzarán mucho más por tenernos contentos y hacernos caso. No se trata de hacer chantaje emocional (“si no haces esto dejaré de quererte”), sino que no hace falta decir nada: los niños están muy pendientes de nosotros todo el día, de la expresión de nuestra cara y del tono de nuestra voz. Si la conexión con ellos es fuerte, serán más receptivos a nuestras señales, e intentarán que estemos contentos.

Las alternativas para lidiar con las conductas problemáticas son el modelado (que nos lo vean hacer a nosotros), la aplicación de consecuencias naturales (por ejemplo, si no se visten a tiempo no irán al cumpleaños), el refuerzo positivo (alabar todo comportamiento que queramos que repitan), la extinción (ignorar la mala conducta)… Hay muchas, y el ser capaces de aplicarlas correctamente y de forma efectiva requiere paciencia, constancia, planificación, anticipación, sentido común… No resulta nada fácil, pero a la larga nos reporta grandes beneficios a muchos niveles (una buena autoestima y regulación emocional de nuestros hijos, una relación sana y abierta con ellos, un buen clima familiar, una disciplina eficaz y satisfactoria emocionalmente para todos…).

Si te cuesta encontrar alternativas al castigo, podemos ayudarte a la hora de inculcar una disciplina positiva a tus hijos. Llámanos a los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24, o escríbenos a rbpsicolegs@gmail.com.

Anuncios