Mitos de las Altas Capacidades

Se estima que el porcentaje de alumnos de Altas Capacidades identificados, incluso tomando la prevalencia más restrictiva posible (niños que puntúan por encima de 130 en tests de inteligencia como el WISC-IV, entorno al 2%), es ínfimo. Depende de cada Comunidad Autónoma, pero por lo general se halla por debajo del 5% del total de alumnos con Altas Capacidades. ¿Cómo es posible que la enorme mayoría de estos niños y adolescentes pasen por la educación obligatoria sin que nadie los evalúe ni aplique las medidas necesarias para su correcta atención educativa?

Parte del problema se encuentra en la multitud de mitos y estereotipos que rodean a este colectivo, y que hace de ellos uno de los grandes desconocidos. Es verdad que son un grupo muy heterogéneo, con lo que enumerar una serie de características es complicado y poco útil para su identificación. No obstante, queremos citar algunas de las ideas generalizadas en la imaginación colectiva:

  • Sacan 10 en todos los exámenes de todas las asignaturas- Depende tanto de su tipo de Alta Capacidad como de su motivación. Es cierto que suelen ser niños que aprenden deprisa y con buena memoria, pero un niño con un talento verbal puede suspender matemáticas, de la misma forma que puede suspender lengua o inglés si pierde el interés por la materia. También es posible que un niño superdotado saque peores notas o sea más lento en los cálculos que un niño con un talento matemático, puesto que la superdotación es una capacidad superior en todas las áreas, mientras que el talento simple es una capacidad muy superior en sólo un área. Hay que valorar mucho más allá de las notas o del rendimiento.
  • Son torpes y no les gusta el deporte- Tanto su desarrollo físico como sus intereses dependen de cada niño, y no hay relación con sus capacidades intelectuales. Además, un niño o niña con un talento espacial y corporal muy elevado puede ser un as de los deportes y suspender en matemáticas y lengua, y aún así ser un alumno de altas capacidades.
  • Son superdotados de nacimiento- Las altas capacidades son como el motor de un coche: por mucho que tenga 200CV, si no lo sacas del garaje no es diferente de otro coche mucho menos potente. Así pues, por más que biológicamente posea esa capacidad, si no le damos oportunidad de desarrollarse dotándoles de un contexto apropiado esas capacidades se quedarán en letargo.
  • Son serios y “repelentes”- A menudo tienen un sentido del humor más avanzado que sus compañeros, captando antes los dobles sentidos y las ironías, y usando su creatividad para gastar bromas.
  • Son unos “sabelotodos” que levantan la mano todo el tiempo y corrigen constantemente al profesor- Especialmente en el caso de las niñas, a menudo intentan pasar desapercibidos, quieren integrarse con sus compañeros y no les gusta destacar. Si son identificados durante la adolescencia, muchos piden a sus padres que no digan nada en el colegio, no quieren que les pongan a hacer actividades diferentes o subir de curso, y que sus amigos puedan pensar que son “raros”.
  • Se aburren en clase- Esto no les hace distintos a sus compañeros, pues muchos niños se aburren independientemente de su capacidad. Lo que sí puede pasarles es que a menudo parezcan distraídos o se entretengan hablando, jugando o haciendo actividades menos disruptivas como dibujar o leer. Esto se debe a que suelen aprender lo que se explica en clase con más rapidez, de forma que crean el hábito de “conectarse” el tiempo justo para hacer lo que se les requiere, y vivir en su mundo o entretenerse como puedan el resto del tiempo.
  • Quieren aprender física, química, astronomía, matemáticas… desde pequeños- Los hay que sí, pero también que no. Es verdad que hay temas que parece que triunfan especialmente entre ellos, como el espacio, los dinosaurios, el cuerpo humano y muchos otros, pero cada niño tiene sus intereses independientemente de sus capacidades.
  • Pueden dividir o hacer raíces cuadradas desde que están en Educación Infantil- Pues es posible que algunos sean capaces, pero en todo caso alguien les debe haber enseñado o proporcionado los medios para aprender. Esta idea de que aprenden “mágicamente” es especialmente perjudicial cuando se plantea una aceleración: aprenden rápido y a veces aprenden solos (a leer, por ejemplo, porque se fijan en cómo lo hacen los demás). Pero si se les sube de curso, debe prepararse y tomar medidas tanto antes como después, no simplemente esperar que los contenidos del curso que se han saltado les lleguen por ósmosis.
  • No tienen amigos y prefieren leer a jugar- Algunos tienen dificultades a nivel social, porque pueden tener un lenguaje muy desarrollado o unos intereses complejos que les hace sentirse poco integrados con niños de la misma edad, y prefieren relacionarse con niños mayores o adultos, a los que sienten más “cercanos” o interesantes. Otros en cambio están perfectamente integrados y son auténticos líderes en su clase.
  • Tienen más desequilibrios mentales- No es cierto, las Altas Capacidades no les hacen más vulnerables a las patologías. Lo que sí ocurre es que la falta de identificación y de medidas les pueden crear problemas, pero no por su capacidad, sino por las limitaciones que se les imponen, que pueden provocarles frustración, desmotivación, baja autoestima, fracaso escolar… Y tampoco les protegen de otras posibles dificultades, como el TDAH o la dislexia. Es lo que se conoce como doble excepcionalidad, aún más difícil de identificar puesto que las Altas Capacidades les ayudaría a compensar las dificultades.
  • Se dan en hijos de familias de clase alta- Las altas capacidades pueden aparecer en cualquier familia, sin importar la clase social. Y tiene un componente genético, de manera que si alguien de la familia lo es, es probable que alguien más lo sea (hermanos, padres, tíos…).
  • Cuando se identifica a uno, hay que subirlo de curso- La aceleración es una de las medidas posibles, y suele funcionar bien en niños superdotados o con talento académico. Como hemos dicho, si se decide acelerar, hay que prepararlo bien, tomando medidas antes y después, puesto que sólo la aceleración no es suficiente. Y hay más medidas: aceleraciones parciales o flexibilizacionesagrupamiento, enriquecimiento curricular (ampliaciones, adaptaciones, entrenamiento metacognitivo, enriquecimiento aleatorio…), cambios en la metodología, fomento de la creatividad…

Si sospechas que tu hijo o uno de tus alumnos puede ser un niño o adolescente con altas capacidades, no dudes en contactar con nosotros en los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24, o en la dirección de correo electrónico rbpsicolegs@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s