Archivo de la etiqueta: embarazo

“Baby blues”: la tristeza postparto

Después del parto, muchas mujeres experimentan lo que se conoce como “baby blues”, una etapa durante la cual son frecuentes las ganas de llorar sin motivo aparente, la irritabilidad, la susceptibilidad, las dificultades para conciliar el sueño, la pérdida del apetito, la fatiga…

Estos cambios de humor aparecen en la semana posterior al parto (lo habitual es entre 3 y 5 días después), y son debidos principalmente al incremento en el nivel de hormonas como la progesterona y los estrógenos. Además, hay que sumar las dificultades para dormir del tirón, puesto que el bebé suele despertarse frecuentemente, el desgaste del período de lactancia, las preocupaciones y dudas sobre si se está atendiendo correctamente a las necesidades del bebé, y las dificultades de adaptación al rol de madre (renuncia a actividades, falta de tiempo para atender a las tareas del hogar y a las necesidades individuales…).

Esta tristeza es muy habitual, dado que la etapa del puerperio es muy exigente física y emocionalmente, y más viniendo de otras etapas duras como son el embarazo (y sus molestias para moverse o dormir, por ejemplo) y el parto (con intervenciones como la episiotomía o la cesárea). Además, no deja de ser una gran desconocida, pues todo el mundo espera que la nueva mamá se sienta feliz con su bebé y muchas veces nos avergüenza sentirnos tristes o irritadas, por lo que nos limitamos a callar y a poner una falsa sonrisa.

Es importante conocer que esta etapa existe, y compartir nuestros sentimientos con nuestra pareja o los más allegados, para que nos apoyen, nos echen una mano y no nos veamos sobrepasadas por las exigencias. Si notamos que los sentimientos son demasiado intensos o demasiado duraderos, sentimos que nos cuesta mantener el apego con nuestro bebé, empezamos a descuidar nuestra alimentación en exceso, padecemos insomnio o somnolencia sin importar las horas que hayamos dormido… pueden ser señales de alerta de que el “baby blues” está dando paso a una depresión posparto, en cuyo caso debemos consultar con un profesional.

Si necesitas apoyo psicológico, no dudes en llamarnos a los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24 o escribirnos a rbpsicolegs@gmail.com. Estamos especializados en psicología perinatal, para atender todas aquellas dificultades a las que se enfrentan las personas en el proceso de convertirse en padres.

Anuncios

¿Qué es la psicología perinatal?

Tener un hijo es una de las experiencias más bonitas que nos regala la vida, pero en ocasiones está rodeada de pequeñas o grandes dificultades, vaivenes emocionales, dudas… La psicología perinatal es aquella que se encarga de todas las etapas por las que pasamos cuando queremos tener hijos: búsqueda de embarazo, dificultades de concepción, pérdidas, embarazo, parto, puerperio, lactancia, el “baby blues“, depresión posparto, los celos de los hermanos mayores…

No hay que llegar necesariamente a la patología, como sería el caso de la depresión posparto, pero en muchas ocasiones el torbellino emocional, las inseguridades, los comentarios de familiares y amigos, los escollos que pueden aparecer en el camino, la dificultad para adaptarse a los nuevos roles… empañan y nos impiden el disfrute del proceso de convertirnos en padres.

Una de las ideas que más nos pueden llegar a aislar a la hora de buscar apoyo y comprensión es el hecho de que aunque sea algo soñado y deseado, en algunos momentos nos podemos sentir superados. Podemos pensar que nos estamos quejando sin razón, sentir vergüenza por no sentirnos inmensamente felices, o por tener miedos. Esto nos lleva a callar y aguantar, en lugar de buscar maneras de liberarnos del estrés y las dudas.

Ser padre o madre implica una responsabilidad enorme y un cambio radical en nuestras vidas, de forma que es inevitable que nos afecte. Además, la falta de sueño, la incapacidad de llegar a todo por el hecho de tener un pequeño que depende de nosotros las 24 horas del día… nos hace estar cansados, irritables, nos crea problemas de pareja…

En RB Psicòlegs queremos acompañarte en este proceso, con sus días buenos y malos. Tenemos formación y experiencia en ayudar tanto a personas de forma individual como a parejas desde que se inician en la búsqueda hasta los primeros meses del bebé. Consúltanos en los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24 o escríbenos a rbpsicolegs@gmail.com.

Nueva actividad para mamás: “Desayuna con tu coach”

En RB Psicòlegs nos gusta ayudaros a encontrar la armonía en todos los aspectos de vuestra vida. La maternidad es un momento especialmente complejo: el propio proceso de embarazo, parto y lactancia, la creación del vínculo, adaptarse al nuevo rol de mamá, compatibilizarlo con el resto de roles (persona, pareja, profesional, social…), reincorporarse al trabajo sin sentirse culpable o quedarse en casa sintiéndose igual de válida, aprender cómo gestionar la imposición de límites o las rabietas de nuestros hijos, ayudarles a crecer con una buena autoestima, apoyarles en sus dificultades de aprendizaje… Cada día nos trae nuevas dudas y complicaciones, que a veces nos hacen sentirnos un poco perdidas.

Queríamos ofrecer algún tipo de servicio que permitiera poner nuestros conocimientos y nuestra experiencia como psicólogas, psicopedagogas y madres a vuestro alcance de una forma accesible y relajada, tomando un café (o un té, o una infusión, y algo de comer) y aportándoos nuevas ideas y estrategias. De ahí nació la idea de “Desayuna con tu coach”, como una reunión semanal entre madres para apoyarnos y ofrecer nuevas perspectivas y soluciones a los problemas del día a día en familias con hijos pequeños (o no tan pequeños), no sólo centrándonos en los niños, sino en todo lo que nos afecta en una etapa igual de dura que maravillosa.

Si estás interesada, llámanos a los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24, y te informaremos de los detalles. Las plazas son limitadas, y el horario se decidirá en función de la disponibilidad de las personas interesadas (también se podría organizar un grupo de tarde).

desayuna_coach1

El papel del padre primerizo

Para el padre, por pura razón biológica, el proceso perinatal (embarazo, parto, postparto, lactancia) es algo externo, y es lógico que no lo viva tan intensamente como la madre. Aunque no quisiéramos, para nosotras es casi imposible olvidarnos ni por un momento de que estamos embarazadas, por las molestias, el cansancio, los movimientos… Los futuros padres no tienen ese recordatorio constante, así que es razonable que su implicación sea menor.

El problema viene cuando esa menor implicación (voluntaria o a veces incluso impuesta por su pareja) va creando un distanciamiento entre ambos, hasta el punto de que el papá puede llegar a tener celos del bebé o sentimientos de abandono por su pareja, y la mamá una gran carga de estrés y agobio por sentir que lleva la mayor parte de la carga, o de soledad por no sentirse apoyada. Especialmente el primer año de vida del bebé, por la gran dependencia que tiene de sus cuidadores, es de mucha demanda, y la relación de pareja puede dañarse irreversiblemente.

¿Cómo se puede evitar ese distancimiento? En primer lugar, siendo ambos conscientes de que el embarazo es cosa de tres, papá, mamá y bebé, y hay un vínculo que formar entre todos. Ese vínculo no aparece mágicamente. Incluso la madre, que ha podido vivir intensamente el embarazo, puede tardar un tiempo (horas, días y hasta semanas) en conectar con su bebé, con más razón la persona que no lo ha llevado en su vientre.

Hay que trabajar la conexión desde el principio, acudiendo si se puede a las visitas en el hospital y al curso preparto, sintiendo al bebé, hablándole o cantándole, implicándose en los detalles como la compra de la canastilla, leyendo algún libro sobre embarazo y crianza… Es un camino a recorrer en pareja, y aunque parezca que no vamos a querer más a nuestro hijo por elegir sus pijamas, sí que aumenta la confianza en la pareja y en nuestra capacidad para cuidar del recién nacido.

Una vez nacido el bebé, las posibilidades de implicarse pueden ser muchas incluso aunque se instaure la lactancia materna: el papá puede ocuparse de que expulse los gases, de baños, de portearle… Y también de cuidar a la mamá a recuperarse de un proceso físicamente exigente (hasta un vaso de agua se agradece mucho en esas circunstancias), y permitirle también tener algunos momentos para sí misma (ni que sea poderse dar una ducha sin parar el agua constantemente para asegurarse de que los lloros que oímos sólo están en nuestra cabeza).

Cuando nace un bebé, nacen también una mamá y un papá, son roles nuevos que debemos incorporar a nuestra personalidad, y es algo que nos va a requerir un tiempo. Pero seguimos teniendo otros roles que atender, seguimos siendo individuos, pareja, hijos, amigos… y todas esas parcelas requieren su atención (aunque evidentemente no en el mismo porcentaje ni todos los días).

Por supuesto, para que el padre se implique más, la madre tiene que dejarle. El bebé no necesita que los pantalones coordinen en color con la camiseta, ni llevar un moñito perfectamente centrado (que además nadie nace sabiendo, la práctica hace la perfección), sino unos padres felices, que disfrutan del tiempo que pasan con él, lo más descansados posible… La etapa de bebé es corta, enseguida van ganando autonomía, y es mucho más habitual oír a los padres quejarse de lo rápido que ha pasado que de lo largo que se les ha hecho.

En RB Psicòlegs somos expertos en psicología perinatal. Si tenéis cualquier dificultad relacionada con el embarazo, parto, postparto, lactancia… no dudéis en consultarnos en los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24 o escribidnos a rbpsicolegs@gmail.com.