Archivo de la etiqueta: rendimiento

Flow (fluir)

Imagen: pixabay.com

Flow (fluir) es un término acuñado por el psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyi, que hace referencia a un estado mental en el que puede conseguirse la máxima felicidad, gracias a estar absortos en la actividad que se realiza.

Este estado se caracteriza por una motivación intrínseca óptima, dado que la actividad que se desarrolla nos apasiona, conseguimos absoluta concentración, tenemos el control del momento presente, estamos dotados de las habilidades necesarias, tenemos clara la meta que perseguimos, somos conscientes de que estamos avanzando y de que lo hacemos en la dirección correcta… En resumen, no se nos presenta ningún obstáculo durante la realización de la actividad que nos entorpezca conseguir nuestro objetivo. De esta forma, perdemos la noción del tiempo y nos olvidamos de nosotros mismos (si tenemos sed, hambre, cansancio, dolor…).

Es importante que el objetivo esté alineado con nuestras expectativas de autoeficacia: una actividad demasiado sencilla no nos estimulará lo suficiente como para absorbernos en su realización (produciéndonos aburrimiento), mientras que un objetivo que esté más allá de nuestras habilidades y conocimientos no nos permitirá trabajar a pleno rendimiento, debiendo buscar información o ayuda en diversos momentos o haciéndonos poner en duda nuestra capacidad (provocándonos ansiedad).

Conseguir el estado de flow cuando realizamos una actividad nos permite alcanzar el máximo rendimiento disfrutando lo que hacemos y desconectándonos del mundo, pero corremos el riesgo de olvidarnos de nuestras necesidades básicas y ver nuestra salud afectada. Por ello, es fundamental tener presente que la hidratación, la nutrición, la actividad física… son muy necesarias y debemos prestarles atención de forma regular, reservando tiempo para el autocuidado.

Si necesitas ayuda para planificarte y organizarte, si te cuesta establecer objetivos, resolver problemas y tareas pendientes… podemos ayudarte a ser más productivo sin que tu salud se resienta. Llámanos a los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24 o escríbenos un correo a rbpsicolegs@gmail.com.

Anuncios

Intervención en AACC: agrupamiento

Otra de las medidas a la hora de intervenir con alumnos de altas capacidades es el agrupamiento. Consiste en reunir a un grupo de alumnos según temporalidades y criterios variados, pero que comparten alguna característica o interés común.

Un tipo de agrupamiento podría ser de varios alumnos de una misma clase, o bien de alumnos del mismo curso pero de líneas diferentes, o del mismo ciclo, o bien de ciclos diferentes. El agrupamiento puede ser para un trabajo concreto, o bien de una asignatura o varias asignaturas, y puede tener una duración puntual o de todo el trimestre o curso. No obstante, un agrupamiento de este último tipo (total, el que abarca todo el curso), especialmente si se hace con niños de altas capacidades, suele considerarse que promueve la segregación y no es habitual su aplicación.

Las ventajas de este tipo de intervención es que permite mejorar la motivación y el rendimiento, al enfocarse hacia temas del interés de los alumnos y lograr una mayor profundización. Permite hacer enriquecimiento y flexibilización parciales de una forma no aislada y fomentando el trabajo en equipo.

Los agrupamientos pueden realizarse en horario lectivo o bien durante horas de soporte escolar o como actividad extraescolar.

 Si sospechas de que tus hijos pudieran tener altas capacidades, o necesitas apoyo en la mediación con la escuela, podemos ayudarte. Llámanos a los teléfonos 622 26 60 40 / 629 97 33 24, o escríbenos a rbpsicolegs@gmail.com, y te informaremos.

La importancia de la detección en Altas Capacidades

282818-gifted-kids

Imagen: news.com.au

Ayer asistimos a una charla sobre Altas Capacidades, impartida por una psicóloga especializada en el tema. Una madre preguntó por qué se debía “diagnosticar” a un niño con altas capacidades a los 3-5 años, si hasta los 6-8 años no había manera de saber si ese “diagnóstico” era de altas capacidades o sólo precocidad.

En primer lugar, ponemos “diagnóstico” así, entrecomillado, porque las Altas Capacidades no son un trastorno a diagnosticar. Es una manera de aprender, de entender, de percibir… en definitiva, una manera de ser, y en muchos casos (no todos) requiere una serie de medidas para desarrollar esas capacidades y que no se generen problemáticas. Es mucho más apropiado el término “detección” o “identificación” para la evaluación que se les realiza.

En segundo lugar, y como decimos, en muchos casos estos niños necesitan una atención específica para el desarrollo de sus capacidades. Tener Altas Capacidades no significa que los niños aprenden de la nada, que el día que cumplen los 4 años saben la lista de los reyes godos por ósmosis. Las Altas Capacidades son un potencial: como quien tiene un coche con un motor de 130 caballos, aparcado al lado de uno con un motor de 100. Cuando ambos están parados, son iguales, de hecho el de 100CV puede tener un aspecto mucho más deslumbrante, ser de un color más llamativo y tener unos asientos muy cómodos. Pero cuando pones ambos coches en la carretera, especialmente en una cuesta arriba, el de 130CV seguramente subirá más deprisa y llegará antes a la cima. Sí, “seguramente”, no se puede afirmar con rotundidad, ya que depende mucho de cómo se le conduzca, pues si el conductor no lo lleva en la marcha correcta, y no traza bien las curvas, puede que se acabe calando o que se salga de la carretera. Y a más potencia de motor, más probable es que el coche sea más complicado de conducir, que debamos tener cuidado de no acelerar más de la cuenta.

La metáfora del coche ilustra muy bien lo que son estos niños: pueden venir en todos los tamaños, colores y formas, pueden tener motores de diversa potencia, y necesitan combustible y un buen conductor para que el rendimiento sea óptimo, de lo contrario puede producirse un accidente. De ahí que necesitemos identificarlos, saber exactamente qué tenemos entre manos, qué necesitan para funcionar bien… Claro que podemos tener el coche parado 8 años, pero qué absurdo, ¿verdad? ¿Para qué íbamos a dejar un coche fantástico 8 años cogiendo polvo, sin ningún tipo de mantenimiento ni atenciones?

En respuesta a la pregunta de la mamá de la charla, es importante la evaluación aunque sea sólo una pre-detección, para empezar a aplicar las medidas de apoyo educativo, emocional y social que sus particularidades pueden requerir, sea que se queda en precocidad o siga mostrando una capacidad superior. No es seguro que vayan a desarrollar un problema concreto, pero sí tienen un factor de riesgo para problemáticas tan variadas como la ansiedad, el fracaso escolar o el bullying, que con las medidas que tienen derecho a recibir por la ley de atención a la diversidad pueden paliarse o evitarse. Además, suelen ser unos niños que en los primeros años muestran una gran curiosidad por el entorno que les rodea, por el funcionamiento de las cosas, con gran capacidad de concentración en una tarea, una alta productividad… Cuando no se les proporciona la posibilidad de dar salida a estas inquietudes y a sus capacidades, la frustración o la desmotivación pueden llevarles a que su talento no se aproveche, no sean conscientes de su potencial real y acaben infrautilizando sus capacidades tanto a nivel académico como personal.

La profecía autocumplida

Imagen: harrypotter.wikia.com

Imagen: harrypotter.wikia.com

Expresión acuñada por el sociólogo Robert K. Merton en su libro Teoría Social y Estructura Social (1949), la profecía autocumplida o autorrealizada es una predicción de cómo va a ir algo, que por el simple hecho de pensarse o decirse hace que se haga realidad. No tiene nada de mágico ni paranormal, sino que es una muestra del poder que tienen los pensamientos sobre nuestras capacidades y nuestro rendimiento.

Cuando nos referimos a algo que no es fortuito, sino que depende de las acciones que podamos emprender, el hacer una predicción negativa baja nuestra motivación. Por ejemplo, si pensamos “las entrevistas se me dan mal, seguro que no consigo el trabajo”, nos estamos condicionando negativamente. Nos ponemos más nerviosos, tenemos menos convicción, nuestro rendimiento es peor… y acabamos por no conseguir el empleo.

Esta manera de pensar también puede afectar a los que nos rodean (efecto Pigmalión). Por ejemplo, cuando nuestros hijos nos traen las notas, lo que menos les ayuda es que les digamos “con estas notas no vas a servir ni para barrendero (por favor, que no se ofendan los barrenderos, que es una profesión muy honrada, pero son palabras textuales de una madre)”. Este tipo de afirmaciones no consiguen nada positivo, sino que desmoralizan y bajan la confianza en uno mismo.

Por mucho que nos decepcionen, siempre podemos expresarnos en otros términos. En el mismo caso, podemos decir: “ya sabes que estas notas no son buenas, e imagino que te sentirás tan decepcionado como yo… espero que hayas aprendido en qué te has equivocado para hacerlo mejor la próxima vez”. Siguen siendo unas palabras muy duras, pero a la vez expresan un mensaje con mayor confianza en el niño y en el futuro. Aún podemos hacerlo mejor, y decir: “¿Cómo te sientes? ¿Qué crees que podrías haber hecho diferente para que las notas hubieran sido mejores? ¿Crees que hay algo en lo que pueda ayudarte?”. Con estas preguntas, promovemos la inteligencia emocional, la resolución de problemas,  el aprendizaje de los errores, el vínculo…

En definitiva, tenemos que ser más conscientes del daño que hacen tanto las palabras como los pensamientos negativos, y tratar de evitarlos. Son palos en las ruedas gratuitos a la hora de conseguir los objetivos que nos proponemos. Las expectativas positivas, en cambio, influyen en la ejecución de forma que favorecen la consecución de metas. El camino elegido depende sólo de nosotros.