Archivo de la etiqueta: tareas

Cómo sacar mejores notas: planificación

Imagen: report574.web.fc2.com

Estamos en ese momento en el que la mayoría ha terminado los exámenes, han empezado con la materia del tercer trimestre pero aún no ha recibido las notas del segundo. Para ayudaros a empezar este último trimestre con buen pie y que vuestros esfuerzos se traduzcan en un mejor rendimiento, os daremos una serie de recomendaciones estructuradas en torno a distintos ejes: planificación, organización, toma de apuntes, técnicas de estudio, cuidados y rutinas…

En esta primera entrada nos centraremos en la planificación:

¿Cuánto tiempo efectivo tienes de estudio? Para poder aprovechar bien el tiempo, lo primero que necesitas saber es de cuánto dispones. Debes restar el tiempo que te llevan las actividades extraescolares, los desplazamientos… Así podrás luego distribuir esas horas entre las diferentes materias.

Hazte un horario. Debes ser realista con tus rutinas y no poner que te quedarás hasta las 2 de la mañana o que los fines de semana te levantarás a las 6 si sabes que necesitas tus 8 horas de sueño, o que los domingos siempre vais a comer a casa de los abuelos. Planifica tiempo para salir, para relajarte, para hacer deporte…

Dedica tiempo diario (o casi) al estudio. Cuando dormimos, fijamos mejor la información en nuestra memoria. Por tanto, es más efectivo estudiar 1h diaria de lunes a viernes que 5h una tarde. Además es menos pesado y descubriremos antes si tenemos dudas o dificultades, de forma que podamos resolverlas o buscar a alguien que nos eche un cable.

Dependiendo de a quién le preguntes, te recomendará empezar por las asignaturas que te resultan más difíciles o que te motivan menos (al principio de la sesión de estudio tienes más energía, de forma que si empiezas con lo más difícil te costará menos concentrarte y esforzarte), mientras que otros te dirán que empieces por lo más fácil o lo que más te motiva (te quitarás tareas pendientes de encima con facilidad y puede animarte). ¿Qué te funciona mejor a ti? Si no lo sabes, prueba ambas y decide en función de tu propio criterio.

Planifica tiempo de sobras para terminar la tarea que te has propuesto. Si una tarde tienes sólo media hora, no te pongas un tema muy difícil y opta por repasar o hacer un par de ejercicios. No dejes temas a medias.

Deja tiempo para imprevistos. Puede que te pongas enfermo unos días, que hagáis muy buena temporada y juguéis el ascenso, o que te toquen unas entradas para el cine. Una buena planificación permite cierta flexibilidad, de forma que puedas adaptarte a lo que la vida tenga a bien depararte en estos meses. Eso sí, no busques excusas los días que no haya pasado nada extraordinario. Recuerda que también has planificado tiempo de ocio, si toca estudiar ¡adelante!

Si crees que necesitas ayuda con algunos de estos pasos, o deseas mejorar tus técnicas de estudio, llámanos a los teléfonos 629 97 33 24 / 622 26 60 40 o escríbenos a rbpsicolegs@gmail.com, y te informaremos sobre nuestros servicios.

Anuncios

El uso del castigo

Imagen: ninosdeahora.tv

Imagen: ninosdeahora.tv

Vaya por delante, como ya dijimos en un artículo previo, que es posible educar sin castigos. Os animamos a aprender diferentes estrategias de disciplina positiva, y educar a vuestros hijos con amor y respeto. No obstante, también hay que decir que nadie es perfecto, y por la razón que sea a veces se va a recurrir al castigo. No hay por qué flagelarse por ello, no es el fin del mundo, pero si se hace, al menos hay que intentar usarlo de la mejor manera posible.

El castigo es efectivo para la inhibición de una conducta problemática, no para favorecer la aparición y el mantenimiento de una conducta apropiada. Las conductas en las que sí sería más efectivo el castigo son gritar, pegar, decir palabrotas… Por lo tanto, debemos intentar evitar castigar en caso de querer que los niños hagan deberes, se preparen la mochila, se bañen solos…

¿Qué tipo de castigos podemos poner? Como hemos dicho, el castigo físico es ilegal, y además hay muy buenas razones para no dar el famoso “cachete a tiempo“. Pero hay castigos de tipo no físico que degradan, que humillan, que ridiculizan o asustan, y que son tan malos o peores que el físico. Gritar, insultar, amenazar con violencia, hacer afirmaciones del tipo “no haces nada bien nunca”, aislar al niño en una habitación, retirarle la palabra… entran en el terreno del maltrato psicológico.

Es preferible castigar con la retirada de privilegios (paga, tablet, ordenador…), dejarles sin hacer una actividad o salida o reducir el tiempo de esa misma actividad (siempre y cuando sea inmediata, no al cabo de varios días). ¿Durante cuánto tiempo? Poco, lo mejor es que sea un tiempo breve, dependiendo de la edad del niño: una hora, una tarde… Y además un solo privilegio o actividad cada vez. Si castigamos retirando todos los privilegios, el niño ya no tiene nada que perder y su conducta puede empeorar mientras dure el castigo.

Además, podemos dar la oportunidad de recuperar lo que se haya perdido si se corrige aquello por lo que fue castigado o, si ya no es posible, con una actividad que merezca una recompensa. Por ejemplo, les quitamos la paga por suspender un examen (si fue por no estudiar), pero si durante la semana estudian todos los días podemos devolverles parte de la paga por el esfuerzo y la buena disposición a que no se repita.

En resumen, en la educación de nuestros hijos debemos optar siempre por la disciplina positiva, porque no queremos que actuen para evitar el castigo (“no debo decir palabrotas delante de mis padres porque me castigan”) en lugar de interiorizar lo que es correcto (“una persona educada habla correctamente, sin palabrotas”). No obstante, si entramos en la vía del castigo, al menos hagámoslo de una manera lo más calmada posible (sin gritos ni amenazas) y dándoles la opción de aprender de su error y corregirlo, para que la experiencia sea lo más positiva posible. Y no confundamos disciplina positiva con permisividad, podemos establecer unos límites y normas claros y educar bien a nuestros hijos sin dejar de tener una relación de confianza, respeto mutuo y cariño.

Si necesitas introducir cambios o tienes dificultades a la hora de educar a tus hijos, no dudes en consultarnos. Llámanos a los teléfonos 622 26 60 40 / 639 97 33 24 o escríbenos a rbpsicolegs@gmail.com, e infórmate sobre nuestros servicios.

Mitos en psicoterapia

Imagen: westseattlebikeconnetions.org

Imagen: westseattlebikeconnetions.org

Entre las películas, la confidencialidad, los prejuicios y que en las bibliotecas se sitúan los libros de psicología junto a los de parapsicología, se han creado una serie de ideas de lo que es la psicoterapia que están bastante alejadas de la realidad. Así pues, hemos decidido hacer una lista de los mitos más arraigados sobre lo que es y lo que sucede en una sesión de psicoterapia:

  • El psicólogo es para los locosNo es necesario tener un trastorno grave para acudir al psicólogo. Cualquiera puede beneficiarse de unas sesiones para resolver un problema puntual o cualquier aspecto limitante de su vida cotidiana. De hecho, muchas situaciones que podrían haberse resuelto con relativa facilidad al principio se complican por la reticencia a solicitar ayuda a un profesional.
  • Si lo intentas de verdad, se puede salir solo de los problemas– La voluntad a veces no es suficiente, pero es que tampoco hay porqué arreglárselas solo. Solicitar ayuda no te hace más débil, sino que demuestra tener más recursos. No hay de qué avergonzarse, el sufrimiento mental es igual que un padecimiento físico. Si se puede ir al fisioterapeuta o al endocrino, ¿por qué no al psicólogo?
  • Es igual de efectivo hablar con un buen amigo– Si bien es muy importante tener personas de confianza con las que hablar y compartir, un psicoterapeuta es un profesional especializado en el acompañamiento y la ayuda en problemas complejos. Analiza la situación desde un punto de vista objetivo, no juzga al cliente por lo que hace, enseña estrategias y técnicas adaptadas a cada caso particular… La psicoterapia se ha probado en numerosos estudios como un tratamiento eficaz en multitud de dificultades y trastornos.
  • ¿Para qué pagar a alguien que sólo escucha cómo me desahogo durante una hora?– Las sesiones no se limitan a escuchar los problemas del cliente. Si bien al principio puede ser útil conocer bien la situación de la persona que acude a terapia, cómo ha sido su vida y qué experiencias le han marcado, la psicoterapia suele ser un proceso activo en el que se llevan a cabo diferentes actividades que ayudan a dotar al cliente de herramientas y recursos para recuperar el equilibrio en su vida.
  • Los tratamientos duran muchos años– Depende de cada cliente y del tipo de terapia. Cada caso es único, hay clientes que avanzan muy rápido y otros que requieren más tiempo, casos más complejos y otros más sencillos, y terapias enfocadas a las soluciones o a las causas. En nuestro caso, hacemos un tipo de terapia integradora en la que hacemos servir técnicas de diferentes enfoques, adaptándolas al cliente. La duración varía, pero la media estaría en torno a las 20-25 sesiones. Hay que tener en cuenta que la mejoría de algunos síntomas suele ser rápida, pero que muchos clientes optan por continuar hasta que solucionan otras cuestiones que también les producen malestar. En todo caso, los objetivos se establecen entre terapeuta y cliente, de forma que puede concluirse cuando el objetivo principal que llevó al cliente a terapia se ha conseguido.
  • Si después de unas pocas sesiones no me siento mejor o me aparecen nuevos síntomas es que no está funcionando el tratamiento– Aunque por regla general se empieza a notar mejoría muy pronto, hay sesiones que por su contenido pueden dejarnos removidos o con una sensación extraña. Algunas tareas pueden ser duras y llevarnos a emociones muy intensas de rabia o tristeza. Otras veces los síntomas cambian, unos desaparecen pero aparecen otros. La psicoterapia no es una ciencia exacta, y cada caso es único, de forma que la reacción ante una tarea o la evolución de cada cliente no es siempre igual. Y por mucho que hagamos una historia clínica completa, necesitamos un tiempo para conocer bien al cliente y saber qué cosas funcionan mejor con él. Y sí, hay veces que el tratamiento no está funcionando, en cuyo caso es mejor comentarlo con el terapeuta y ver cuál puede ser la causa y qué opciones tenemos, que simplemente abandonar la terapia.
  • Ir al psicólogo es muy caro– Ya explicamos hace un tiempo por qué es tan caro ir al psicólogo. Hay que valorar si la inversión que hacemos nos compensa, sea recuperando nuestro disfrute de la vida, ayudándonos en nuestras relaciones personales, alcanzando nuestro potencial para tener más éxito en nuestros proyectos… La duración del tratamiento hace que este gasto se reparta a lo largo de la duración del mismo, que puede rondar o superar el año. Además, en RB Psicòlegs tenemos descuentos para hacer más asequible el tratamiento en casos en los que el coste es difícil de asumir, y trataremos de adaptarnos al máximo a la situación personal de cada cliente.
  • Ya me estoy tratando con medicación– La medicación puede ser una gran ayuda, y en algunos casos es imprescindible, pero los psicólogos ni recetamos ni retiramos medicación. Trabajamos a niveles distintos: la medicación no cura en muchos casos, sino que es una ayuda, una especie de muleta que puede ser necesario utilizar mientras trabajamos las causas y/o aprendemos los recursos suficientes para gestionar nuestros pensamientos y emociones.
  • El tiempo lo cura todo– El tiempo ayuda a poner las cosas en perspectiva, nos permite descubrir fortalezas que no sabíamos que teníamos… Es cierto que algunas problemáticas mejoran sin ninguna intervención a medida que pasa el tiempo, pero podrían mejorar más deprisa con ayuda. Otras se estancan o empeoran, como puede ser el caso de los duelos patológicos.
  • ¿Tendré que estirarme en un diván y hablar de mis padres?– La mayoría de las consultas están amuebladas con sillas, sillones o un sofá, en las que terapeuta y cliente hablan cara a cara, a veces de los padres y a veces de otras cosas, siempre y cuando sea útil para resolver  las dificultades que se tengan.
  • ¿Tendré que hacer cosas raras, mirar manchas, cantar, pintar, me hipnotizarán…?– Las técnicas y los enfoques teóricos en que éstas se inscriben son muy variadas. Efectivamente hay quien pasa el test de Rorschach, hay terapias que trabajan el cuerpo o la expresión artística, terapeutas que hacen hipnosis… Antes de iniciar un tratamiento, conviene informarse sobre el tipo de terapia que se aplica, la duración media del tratamiento… En RB Psicòlegs utilizamos muchas técnicas de diferentes enfoques, así que nos adaptamos al cliente, consultándole y proponiéndole las técnicas que encajen mejor con él y con su problemática.
  • ¿Cómo va a saber lo que estoy pasando, si él no ha pasado por lo mismo?– En primer lugar, no exigimos a nuestro pediatra o nuestro ginecólogo que tengan hijos para dejarnos tratar, ¿no? Los psicólogos nos formamos en múltiples áreas para conocer la psicología humana a todos los niveles (biológico, emocional, social…), así como en el tratamiento de los diferentes trastornos y problemáticas. Por otro lado, un buen psicólogo debería poseer lo que Carl Rogers llamó “aceptación positiva incondicional”, que implica que el terapeuta acepta a la persona por lo que es, y por tanto no juzga sus acciones, sino que se limita a ayudarla en la máxima medida de sus capacidades.

Esperamos haber despejado algunas dudas con este artículo, y así facilitar la aproximación a una profesión sobre la que pesa aún mucha desconfianza. Además, en RB Psicòlegs ofrecemos una primera visita informativa gratuita y sin compromiso, donde podremos conocernos y despejar cualquier otra duda que puedas plantearte. ¡Llámanos y descubre lo que podemos hacer por ti!

Conoce nuestra Aula de Estudio

A partir del próximo lunes 17 de noviembre, estaremos todos los lunes y miércoles (también viernes si nos lo solicitáis) de 18:15 a 19:15 en el espacio “Aula de estudio”, en nuestra sede de la Avenida Barcelona, 224.

Allí te ayudaremos a hacer los deberes y a estudiar, pero también a utilizar bien la agenda, a organizar tu espacio en casa, a planificar tu hábito de trabajo y la preparación de los exámenes… Nuestro equipo está formado por psicólogos y psicopedagogos especializados en Necesidades Educativas Específicas, de forma que sabemos dar respuesta a cualquier dificultad de aprendizaje.

¡Llámanos para informarte, te esperamos!

10734277_10204875142176523_4706024720746813487_n

¡Este verano, estudia con RB Psicòlegs!

Ofrecemos nuestro servicio de estudio asistido durante los meses de julio, agosto y septiembre, en nuestra nueva sede en Av. Barcelona, 224 de Terrassa.

Estudia en grupos reducidos, ayudado por psicólogos y psicopedagogos con experiencia con alumnos con dificultades de aprendizaje. Prepara los exámenes de recuperación o refuerza lo que has aprendido durante el curso. Mejora tu capacidad de atención y de memoria, aprende a organizarte y a planificar, haz servir las técnicas de estudio más adecuadas…

Llámanos al 622 26 60 40 o mándanos un correo electrónico a rbpsicolegs@gmail.com, e infórmate de nuestros horarios y tarifas. Tenemos precios a partir de 25€ a la semana, y la matrícula es gratuita.

 ¡Aprovecha el verano!