Archivo mensual: diciembre 2014

¡Con nuestros mejores deseos!

page01

 

Mitos en psicoterapia

Imagen: westseattlebikeconnetions.org

Imagen: westseattlebikeconnetions.org

Entre las películas, la confidencialidad, los prejuicios y que en las bibliotecas se sitúan los libros de psicología junto a los de parapsicología, se han creado una serie de ideas de lo que es la psicoterapia que están bastante alejadas de la realidad. Así pues, hemos decidido hacer una lista de los mitos más arraigados sobre lo que es y lo que sucede en una sesión de psicoterapia:

  • El psicólogo es para los locosNo es necesario tener un trastorno grave para acudir al psicólogo. Cualquiera puede beneficiarse de unas sesiones para resolver un problema puntual o cualquier aspecto limitante de su vida cotidiana. De hecho, muchas situaciones que podrían haberse resuelto con relativa facilidad al principio se complican por la reticencia a solicitar ayuda a un profesional.
  • Si lo intentas de verdad, se puede salir solo de los problemas– La voluntad a veces no es suficiente, pero es que tampoco hay porqué arreglárselas solo. Solicitar ayuda no te hace más débil, sino que demuestra tener más recursos. No hay de qué avergonzarse, el sufrimiento mental es igual que un padecimiento físico. Si se puede ir al fisioterapeuta o al endocrino, ¿por qué no al psicólogo?
  • Es igual de efectivo hablar con un buen amigo– Si bien es muy importante tener personas de confianza con las que hablar y compartir, un psicoterapeuta es un profesional especializado en el acompañamiento y la ayuda en problemas complejos. Analiza la situación desde un punto de vista objetivo, no juzga al cliente por lo que hace, enseña estrategias y técnicas adaptadas a cada caso particular… La psicoterapia se ha probado en numerosos estudios como un tratamiento eficaz en multitud de dificultades y trastornos.
  • ¿Para qué pagar a alguien que sólo escucha cómo me desahogo durante una hora?– Las sesiones no se limitan a escuchar los problemas del cliente. Si bien al principio puede ser útil conocer bien la situación de la persona que acude a terapia, cómo ha sido su vida y qué experiencias le han marcado, la psicoterapia suele ser un proceso activo en el que se llevan a cabo diferentes actividades que ayudan a dotar al cliente de herramientas y recursos para recuperar el equilibrio en su vida.
  • Los tratamientos duran muchos años– Depende de cada cliente y del tipo de terapia. Cada caso es único, hay clientes que avanzan muy rápido y otros que requieren más tiempo, casos más complejos y otros más sencillos, y terapias enfocadas a las soluciones o a las causas. En nuestro caso, hacemos un tipo de terapia integradora en la que hacemos servir técnicas de diferentes enfoques, adaptándolas al cliente. La duración varía, pero la media estaría en torno a las 20-25 sesiones. Hay que tener en cuenta que la mejoría de algunos síntomas suele ser rápida, pero que muchos clientes optan por continuar hasta que solucionan otras cuestiones que también les producen malestar. En todo caso, los objetivos se establecen entre terapeuta y cliente, de forma que puede concluirse cuando el objetivo principal que llevó al cliente a terapia se ha conseguido.
  • Si después de unas pocas sesiones no me siento mejor o me aparecen nuevos síntomas es que no está funcionando el tratamiento– Aunque por regla general se empieza a notar mejoría muy pronto, hay sesiones que por su contenido pueden dejarnos removidos o con una sensación extraña. Algunas tareas pueden ser duras y llevarnos a emociones muy intensas de rabia o tristeza. Otras veces los síntomas cambian, unos desaparecen pero aparecen otros. La psicoterapia no es una ciencia exacta, y cada caso es único, de forma que la reacción ante una tarea o la evolución de cada cliente no es siempre igual. Y por mucho que hagamos una historia clínica completa, necesitamos un tiempo para conocer bien al cliente y saber qué cosas funcionan mejor con él. Y sí, hay veces que el tratamiento no está funcionando, en cuyo caso es mejor comentarlo con el terapeuta y ver cuál puede ser la causa y qué opciones tenemos, que simplemente abandonar la terapia.
  • Ir al psicólogo es muy caro– Ya explicamos hace un tiempo por qué es tan caro ir al psicólogo. Hay que valorar si la inversión que hacemos nos compensa, sea recuperando nuestro disfrute de la vida, ayudándonos en nuestras relaciones personales, alcanzando nuestro potencial para tener más éxito en nuestros proyectos… La duración del tratamiento hace que este gasto se reparta a lo largo de la duración del mismo, que puede rondar o superar el año. Además, en RB Psicòlegs tenemos descuentos para hacer más asequible el tratamiento en casos en los que el coste es difícil de asumir, y trataremos de adaptarnos al máximo a la situación personal de cada cliente.
  • Ya me estoy tratando con medicación– La medicación puede ser una gran ayuda, y en algunos casos es imprescindible, pero los psicólogos ni recetamos ni retiramos medicación. Trabajamos a niveles distintos: la medicación no cura en muchos casos, sino que es una ayuda, una especie de muleta que puede ser necesario utilizar mientras trabajamos las causas y/o aprendemos los recursos suficientes para gestionar nuestros pensamientos y emociones.
  • El tiempo lo cura todo– El tiempo ayuda a poner las cosas en perspectiva, nos permite descubrir fortalezas que no sabíamos que teníamos… Es cierto que algunas problemáticas mejoran sin ninguna intervención a medida que pasa el tiempo, pero podrían mejorar más deprisa con ayuda. Otras se estancan o empeoran, como puede ser el caso de los duelos patológicos.
  • ¿Tendré que estirarme en un diván y hablar de mis padres?– La mayoría de las consultas están amuebladas con sillas, sillones o un sofá, en las que terapeuta y cliente hablan cara a cara, a veces de los padres y a veces de otras cosas, siempre y cuando sea útil para resolver  las dificultades que se tengan.
  • ¿Tendré que hacer cosas raras, mirar manchas, cantar, pintar, me hipnotizarán…?– Las técnicas y los enfoques teóricos en que éstas se inscriben son muy variadas. Efectivamente hay quien pasa el test de Rorschach, hay terapias que trabajan el cuerpo o la expresión artística, terapeutas que hacen hipnosis… Antes de iniciar un tratamiento, conviene informarse sobre el tipo de terapia que se aplica, la duración media del tratamiento… En RB Psicòlegs utilizamos muchas técnicas de diferentes enfoques, así que nos adaptamos al cliente, consultándole y proponiéndole las técnicas que encajen mejor con él y con su problemática.
  • ¿Cómo va a saber lo que estoy pasando, si él no ha pasado por lo mismo?– En primer lugar, no exigimos a nuestro pediatra o nuestro ginecólogo que tengan hijos para dejarnos tratar, ¿no? Los psicólogos nos formamos en múltiples áreas para conocer la psicología humana a todos los niveles (biológico, emocional, social…), así como en el tratamiento de los diferentes trastornos y problemáticas. Por otro lado, un buen psicólogo debería poseer lo que Carl Rogers llamó “aceptación positiva incondicional”, que implica que el terapeuta acepta a la persona por lo que es, y por tanto no juzga sus acciones, sino que se limita a ayudarla en la máxima medida de sus capacidades.

Esperamos haber despejado algunas dudas con este artículo, y así facilitar la aproximación a una profesión sobre la que pesa aún mucha desconfianza. Además, en RB Psicòlegs ofrecemos una primera visita informativa gratuita y sin compromiso, donde podremos conocernos y despejar cualquier otra duda que puedas plantearte. ¡Llámanos y descubre lo que podemos hacer por ti!